fbpx

Citizen developer: una nueva clase de profesional

citizen developer

Citizen developer (o desarrollador ciudadano) es un profesional que desarrolla soluciones digitales – aunque no sea del área de TI.

La innovación tecnológica es una exigencia del mercado, con la necesidad cada vez más grande de presentar productividad y prácticas de optimización del trabajo. Y eso, mientras reduce los costos. Los departamentos de las empresas necesitan seguir esas innovaciones.

Por lo tanto, el citizen developer llega totalmente relacionado con la transformación que impone la evolución de los profesionales. El control de los procesos se vuelve cada vez más amplio. 

Esa novedad es buena para la empresa y para el colaborador, de modo que es un progreso continuo y de doble vía.

Luego, el profesional que es un citizen developer es capaz de realizar la creación o modificación de un software, y así también codificar las aplicaciones. Pero él no necesita saber como programar ni conocer el lenguaje de programación. 

O sea, el desarrollador ciudadano no tiene formación en TI. Sin embargo, tiene la capacidad de desarrollar aplicaciones y generar soluciones digitales para que otras personas utilicen. Todo en un alto nivel.

La necesidad del desarrollador ciudadano en el mercado

Ese colaborador no es un software developer por definición, solo representa la innovación de los procesos en el mundo corporativo. De ahí viene su importancia: nace un excelente profesional capaz de implementar productos en el sector productivo.

Por ello, él es bastante apreciado en el mercado y es una tendencia en el sector de TI. Por consiguiente, el desarrollo de aplicaciones sin la necesidad de una formación específica abre un mundo de posibilidades para diferentes negocios.

Sobre todo, aumenta la eficiencia y la productividad, porque no depende de profesionales que entiendan programación. En síntesis, ese es el modelo del desarrollador ciudadano.

El artículo publicado en la página ZDNET ya subrayaba, en el 2016, el nacimiento de ese profesional. Él llama atención a una nueva generación de codificadores de negocios, siendo innovadores en el sector de TI.

Entiende el concepto de citizen developer

El citizen developer mejora productos o servicios sin escribir los códigos. De esa manera, él crea aplicaciones tecnológicas. Esclarecemos que el profesional no es parte del departamento de TI, pero es orientado por especialistas en tecnología y software.

Hay todo un entrenamiento y soporte para que el desarrollador ciudadano pueda crear y modificar un programa, ayudando a producir una solución. De ese modo, una importante función en la era de la innovación tecnológica.

Por ello, la inversión en esa clase de profesional se está tornando cada vez más grande. Además, él actualiza los procesos en entornos de desarrollo integrado (IDE).

Por su parte, el IDE es un software que facilita la producción de aplicaciones rápidamente y que organiza los flujos de trabajo solucionando problemas.

De modo análogo, surge la valorización también del low code. Low code quiere decir una plataforma de código bajo que permite a más profesionales a aventurarse en la creación de aplicaciones.

Son aplicaciones complejas desarrolladas de modo democrático, pues la plataforma de bajo código es un ambiente gráfico. Por lo tanto, visual y no dependiente de la programación tradicional.

¿Por qué utilizar plataformas de bajo código?

La cuestión es: hay también las plataformas sin código, proyectadas de modo distinto del low code.

Las plataformas no-code (sin código), como indica su nombre, no necesitan de códigos para la creación de soluciones. En otras palabras, las plataformas de bajo código permiten un mínimo de personalización con soluciones semi listas y modulados utilizados por el TI.

Todos estos recursos facilitan la entrada masiva de los sectores de una empresa en el desarrollo de aplicaciones corporativas. 

De ese modo, el TI se enfoca solo en los procesos más complejos y la corporación participa totalmente de los modelos simples de soluciones digitales. 

O sea, se promueve la integración de los funcionarios en la construcción de nuevas aplicaciones para la empresa, con la supervisión y control del TI. Los colaboradores participan del desarrollo de códigos de software de modo fácil.

Así, los funcionarios con habilidades de desarrollo, hasta ese punto limitados y fuera del departamento especializado, ahora crean aplicaciones empresariales.

De ese modo, la plataforma low code aumenta la velocidad de creación y desarrollo de aplicaciones, justamente por el modelo facilitado de fabricación.

Queda un paso por delante: contrata citizen developers

Así, el desarrollador ciudadano llegó para añadir valor agregado a las plataformas con el desarrollo de nuevas herramientas.

Él expande la capacidad de entrega del programa y, por consiguiente, esos profesionales están más preparados para el mercado.

Y, además, incentiva la colaboración entre los funcionarios cuando el trabajo en la plataforma de bajo código es integrada al equipo de tecnología. Por medio de metodologías ágiles, por ejemplo. 

Dicha integración puede objetivar la búsqueda por soluciones digitales, además de optimizar el desempeño.

Y también hay las plataformas que permiten compartir permisos entre los equipos, aumentando la colaboración.

Para la empresa, es especialmente ventajoso transformar sus funcionarios en citizen developer profesionales. Sobre todo porque contratar desarrolladores con habilidades más complejas suele tener costos muy altos.

Por lo tanto, el desarrollador ciudadano surge como un usuario que es capaz de utilizar las plataformas low code con excelencia. Mientras crea nuevas aplicaciones de negocios para usuarios finales y el consumo de terceros, sin necesitar especializaciones.

Eso es posible gracias al uso de plataformas con interfaces de desarrollo basadas en GUI (Graphical User Interface), una inversión en tecnologías low code.

Con la herramienta de desarrollo de bajo código, tenemos la posibilidad de crear soluciones con velocidad mucho más grande, cumpliendo plazos cortos en la organización.

Luego, el citizen developer no es un programador, pero puede desarrollar herramientas empresariales extremadamente asertivas con agilidad.

Los cambios en el sector de TI

Otro factor de innovación es la integración de plataformas de bajo código en soluciones corporativas de modo bastante simple.

O sea, la herramienta se integra en sistemas de almacenamiento de datos (ERPs y CRMs, por ejemplo) creando un entorno de desarrollo simplificado.

Entonces, los cambios de la plataforma low code y de ese nuevo profesional tornan las actividades de TI cada vez más descentralizadas.

El lenguaje de programación no es necesario para el desarrollo de las aplicaciones digitales, solo la gerencia del TI sobre el citizen developer.

De esa manera, el sector de TI actúa operacionalmente solo en desarrollos más complejos y asume protagonismo estratégico.

El trabajo de ese sector también se hace más productivo, pues, con la llegada del citizen developer en la empresa, los proyectos que no exigen conocimientos complejos salen de la responsabilidad del TI.

Así, el desarrollador ciudadano alivia el equipo especializado para trabajos más estratégicos y de inclusión más grande, que necesitan codificación robusta.

Muchos pueden preguntarse si los profesionales especializados no quedan desprestigiados en la empresa a causa del surgimiento del citizen developer. Pero la verdad es que el TI pasa a ser más valorado y tener demandas de proyectos más compatibles con su capacidad.

Por lo tanto, el sector de Tecnología de Información orquesta el desarrollo en plataformas low code, ofreciendo soporte para el desarrollador ciudadano en la construcción del mejor software.

El citizen developer aumenta la integración del equipo

La valoración de ese profesional en el mercado va más allá del aumento de la productividad y agilidad alcanzado por las empresas que lo contratan.

El hecho de que los funcionarios de otros sectores – fuera del área de desarrollo – participan de la creación y modificación de un software sin usar programación estimula la colaboración entre los equipos.

Sobre todo, empodera a los sectores que, ahora, son capaces de producir soluciones de alto nivel en entornos de desarrollo integrado.

La gama de colaboradores que se convierten en citizen developer y contribuyen para proyectos y cambios de procesos aumenta bastante. Y además, la empresa actualiza sus profesionales internos con nuevas habilidades.

Mientras el TI supervisa la ejecución en ambiente controlado, promoviendo más seguridad a las aplicaciones desarrolladas.

Por ello, las empresas están observando los beneficios de la integración de procesos entre colaboradores como una ventaja competitiva.

¿Este proceso impacta también a los usuarios?

La simplificación ofrecida por esas nuevas herramientas llega al usuario final, porque el desarrollo de una nueva solución digital es mucho más rápido.

O sea, el impacto del desarrollo ciudadano evoluciona la empresa en todos los sentidos, hasta en su relación con el cliente.

De esa forma, la agilidad de las plataformas de contacto con el público, por ejemplo, muestra claramente la eficiencia del citizen developer desde la perspectiva escalada hasta la entrega.

Conoce la Plataforma Push

Push es una plataforma de bajo código que permite la creación o personalización de un chatbot sin complicación.

Práctica e intuitiva en la construcción de flujos, ella es multicanales y fácil de operar para las más variadas finalidades.

Del mismo modo, permite la integración en sistemas ERPs y CRMs, plataformas de automatización de marketing, aplicaciones propias de tu negocio, livechats y mucho más.

La plataforma de flujos conversacionales con inteligencia artificial es ideal para quien necesita escalar el alcance de la atención al cliente. Porque nutre asistentes virtuales con la personalización adecuada para cada empresa.

A medida para organizaciones que pretenden transformar el modo de comunicarse con el público. Es indispensable en el desarrollo de chatbots para proyectos más complejos.

Los flujos conversacionales son inteligentes y tienen la finalidad de aumentar la generación de resultados. Eses flujos son tan simples de crear, que todos los colaboradores son capaces de desarrollar una conversación automática.

Por ello, recomendamos también la lectura de otro artículo que te explica en detalles como los asistentes virtuales funcionan y cómo crearlos. 

¡Push Chatbots personaliza asistentes virtuales con lo mejor de la inteligencia artificial!

0 Comentários
Feedbacks em linha
Ver todos os comentários
0
Deixe seu comentário!x
Privacy Preferences
When you visit our website, it may store information through your browser from specific services, usually in form of cookies. Here you can change your privacy preferences. Please note that blocking some types of cookies may impact your experience on our website and the services we offer.